La cima

     Tuve que caminar y caminar mucho, pensar demasiado y decirme infinidad de cosas para llegar a la cima. La cima es la conclusión más hermosa y más liberadora a la que pude llegar después de tanto. La cima también es el lugar más cómodo que jamás pensé conocer, después de haber vivido tantas cosas. La cima es adonde llegue en un momento de desesperación, de desasosiego, de dudas y de tristeza.

      Al llegar aquí me sentía tonta y por momentos incapaz, porque yo aseguraba que había más que esto, y que simplemente no podía caminar más, con el pasar del tiempo comprendí muchas cosas que me permitieron y me siguen permitiendo hoy día caminar con la frente en alto y con la capacidad infinita de no dar paso prolongado a las adversidades que puedan llegar a decir presente en mi vida.

    Lo que aún se hace confuso, es la especificidad de la cima, su aspecto, su clima, su población, su aroma, su vista, siempre es lo que queda en el aire, o por lo menos así era para mí, siempre había querido estar aquí, soñé con estarlo, lo visualice, pero al ir creciendo lo fui desechando, comencé a verla muy lejos de mi alcance, hasta hace poco, que me di cuenta que estaba realmente a NADA.

     La cima no tiene, ni tendrá el mismo aspecto, ni aroma, ni vista, ni ninguna de esas cosas para todos, es diversa, tan diversa que para cada uno de nosotros es diferente, es única. La cima es ese lugar donde pisamos fuerte y decimos “Debo ser agradecido por cada día de vida que Dios me brinda”, el mismo lugar donde nos damos cuenta que necesitamos amar a quien nos rodea, y no está nada lejos del lugar donde caemos en cuenta que somos libres y que así como nosotros lo somos el otro también lo es, que ninguna decisión, ni algún nombre aparentemente poderoso nos hace más que los demás, que lo único que nos hace grandes y maravillosos es entregar lo mejor de nosotros a quien nos rodea.

La cima no tiene, ni tendrá el mismo aspecto, ni aroma, ni vista, ni ninguna de esas cosas para todos, es diversa, tan diversa que para cada uno de nosotros es diferente, es única.

     En la cima descubrimos que somos dueños de hacer nuestros sueños realidad, que podemos llegar a lugares a los que nunca nadie ha intentado ir y que no es necesario pisar al otro para hacerlo. También vemos pasar a mucha gente que no hizo lo que en un momento quisimos y llegamos a decir algunas cosas no muy asertivas, pero ahora es distinto porque les decimos “Lo siento” y ahí es cuando más liviano te sientes.

     Aquí suspiras y dices “vale la pena el amor”, pero ¿Qué amor? ¿El que quiero? ¿Cómo yo lo quiero? ¿Con quién quiero?, puede y no puede ser, asumes con responsabilidad y mucha paciencia el compromiso que conlleva amar, miras al otro y comprendes que no porque no haga lo que tu esperas o no te amé como lo quieres es malo, o bueno, es simplemente diferente, vives plenamente el placer de amar en libertad…

     Por aquí también se dibuja mucho, se tocan infinidades de instrumentos y se hace mucho deporte, es un sitio para explotar a niveles extraordinarios cada talento, ojo, no haces de todo, explotas tus talentos, y los demás los de ellos, sin embargo, tan linda es la cima que te deja pasar un rato para ver que tal lo hacen los demás y así aprender y ayudar, la cima es realmente infinita, no es lejana, ni exclusiva, pero es exigente y eso que solo exige una cosa, querer ir hasta ella.

     Hoy, yo, te digo, quiérelo pero no esperes tanto, no esperes la limusina, ni el helicóptero privado, mucho menos tanto dinero, al final no te servirá de mucho si no sabes quién eres, quien es el que está a tu lado y el sentido de todas tus acciones, no pierdas tanto tiempo, yo perdí un poco, bueno, realmente mucho tiempo y hoy día te digo que el mejor lugar para depositar mi tiempo es la cima, brinda todo lo que necesito, no me brinda mis caprichos, me brinda lo que quiero y necesito.

Posdata: Quiero que en la cima nos encontremos.

Anuncios

2 comentarios sobre “La cima

Agrega el tuyo

  1. Me encanta, sigue escribiendo para seguir leyéndote ❤
    Una parte que me llamó la atención:
    «no pierdas tanto tiempo, yo perdí un poco, bueno, realmente mucho tiempo». No, Ray, haber perdido o no el tiempo solo depende de la concepción que tengamos del mismo, si lo crees así, pues estás prácticamente rechazando a la chica que en algún momento fuiste y, en algún momento hizo las cosas que hizo. Velo como parte del proceso. Muchas veces nos equivocamos y, a veces, es lo mejor que nos puede pasar.
    Abrazo grande.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: