Viraje: De la enfermedad al hacer

 

¿Te ha pasado que tienes muchísimas ganas de decir algo y no lo haces por miedo? ¿Dónde depositas eso que no dices? ¿A quién se lo das? ¿Crees que el tiempo lo borra?

      Desde tiempos muy remotos expresar opiniones en contra del otro no ha sido tan fácil, más aún cuando se trataba de un Rey, una Reina, un Presidente, y cualquier otro tipo de persona que ocupara un puesto importante e influyente, ir en contra del otro siempre ha producido miedo, pero ¿Esto es bueno? Realmente aquí no les diré qué es bueno y qué es malo, pero sí puedo hablarles un poco acerca de lo que he vivido y experimentado.

       Durante mi vida se me han presentado infinidades de situaciones, ninguna buena o mala, situaciones, que me han hecho infinitamente feliz y otras que no tanto, en algunas hubiese preferido simplemente no estar, en otras como me hubiese encantado opinar y otras no sé ni para que hablé, no sirvió, o no sirvió como yo quería, me suele pasar mucho.

      Por otra parte, evalúo constantemente todo lo que vivo, me parece prudente e importante y pasó que durante un tiempo estuve muy enferma, otro me enfermaba de manera fantasma, cualquier momento era oportuno para la migraña, para la fiebre, para la alergia y ni hablar de mis ataques de asma, problemas de tiroides que desaparecieron de la nada, etc. ¿Por qué? Por mucho tiempo me engañaba con la cuestión “Tengo mi sistema inmunológico muy débil” (OJO Ni siquiera sé si eso está bien dicho, yo simplemente lo decía y ya)

      A partir de eso me comencé a cuestionar muchas cosas, bien nulas por cierto, pero lo que no fue nulo fue que con mi apertura a la comunicación asertiva fueron surgiendo otras cosas, como por ejemplo, la ausencia de mis alergias, mis dolores de cabeza incontrolables, entre otras, y ¿Por qué? No, no fue gracias a la Loratadina ni a Migren, fue gracias a expresar, hablar, manifestar. *En este preciso momento estudiantes  de medicina y médicos sangran por los ojos*

      Ahora bien, ¿qué quiero con todo esto?, fácil, decirte como lo dijo Freud una vez, el síntoma trae consigo un mensaje, él quiere decirte algo, están pasando cosas que son inconciliables para ti y por ende inconciliables para tu organismo, a través del síntoma tu cuerpo te hace un llamado a ver qué pasa, a evaluar qué estás haciendo o qué no estás haciendo, ver con que te estás quedando por hacer sentir bien al otro o complacerlo y desplazándote.

      Todo esto no es dicho desde un libro o desde la vida de FULANO, lo digo desde mi experiencia he ido al médico algunas veces y no encuentran explicación a ciertas cosas, y tan fácil como que no la encontrarían porque es un trabajo que me corresponde a mí, no me di cuenta en dos días, ni en dos meses, paso mucho tiempo, pero en este momento el tiempo es lo de menos, lo importante y relevante es que pasó y que dio pie a un avance incalculable en mi caminar.

     Al principio te hice una pregunta, ahora respondete a ti mismo…

¿Dónde dejas eso que no dices?

¿Dónde queda el miedo?

¿El tiempo te ayuda a borrar las cosas?

Particularmente, lo que no expreso y me guardo se vuelve síntoma, el miedo crece y lo que no  trabajo se mantiene, el tiempo pasa al igual que yo, eso no lo resuelve el tiempo, es una huella que permanece y enferma.

Posdata: Suelo consultar un 0,00001 % para las cosas que publico, sin embargo para el título me colaboró un conocido, gracias Acosta O.

 

VIRAJE (2).png

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: