De lo normal…

Sacando mucho realmente saco poco.

Tratando de ser dejo de ser.

Hablando con tanto filtro olvido mucho.

Caminando rígida me pierdo lo maravilloso del camino.

Esperando tanto pierdo mucho.

Juzgando al otro encajo perfecto.

Siendo lo que no quiero ser me desplazo a la perfección.

Estando en mi paraíso, me quiero aislar de todos.

Luchando por mis sueños me encanta discriminar al que esta a mi lado.

Estudiando diseño soy una desadaptada sin futuro.

Estudiando música moriría de hambre.

Estudiando Medicina sería un gran ser humano.

Haciendo lo que el otro no quiere soy anarquista.

Amar con todas tu fuerzas me abre las puertas a la casilla de TONTA

Leyendo a Freud en exceso soy nerd.

Defender mi postura me hace oposicionista y cerrada.

En fin,  de lo normal se gana nada y se pierde todo. Lo normal no me hace mejor, tampoco peor, simplemente no me hace.lo-normal

MI ENERGÍA, UN TRAMPOLÍN

      Es muy cotidiano escuchar día a día frases como “Ya no se que hacer” “Nada me esta saliendo bien” “Todo este mes han estado las cosas de cabeza”… Pero muy poco escuchamos cosas como “Yo se que puedo” “Lograre todo lo que me proponga” entre otras frases que de alguna u otra manera sean alentadoras tanto para nosotros como para las personas que nos rodean, se ha vuelto muy habitual poner énfasis en lo que no se ha hecho y en lo que no se ha logrado dejando de lado objetivos y sueños alcanzados.

     Como seres humanos poseemos energía, y también el poder sobre la misma, tenemos la capacidad de desarrollar cosas inmensas con ella, es importante tener en cuenta que la energía negativa no lleva en ningún momento a alcanzar logros ni tampoco a realizar cosas que resulten realmente positivas para nosotros, debemos potenciar nuestra energía positiva y llevarla a su nivel máximo cada día, por nosotros y por los demás, siempre debemos ir de la mano con el otro, no somos seres aislados, somos seres que nos relacionamos día a día, lo necesitamos y por ende también necesitamos relaciones sanas y beneficiosas.

     Aunado a esto, el desarrollo de nuestra energía positiva dependerá de nuestra disposición a realizar algunas cosas, como por ejemplo despertarse agradeciendo por un nuevo día, poner lo mejor de si mismo en toda actividad a realizar en el día, y una de las cosas más importantes, poner mucho empeño, dedicación y mucho corazón, en todo. También hay que tener en cuenta unos por menores que dan resultados G R A N D I O S O S:

  • Dar los buenos días.
  • Ayudar a quien lo necesite siempre y cuando esté en nuestras manos hacerlo.
  • No guardar rencor.
  • Ser bondadosos.
  • Siempre dar gracias.
  • Sonreír siempre.
  • Pensar en posibilidades.
  • A M A R

     Quizás estas sugerencias resulten un tanto “Cliché” pero son desechadas día a día por muchos de nosotros, a veces dejamos lo obvio de lado, y como dice mi amigo Ali “Nunca hay que dejar de lado lo obvio”, es tácito, está ahí, lo sabemos, pero… ¿Lo hacemos?, tenemos muchísimas capacidades y a veces creemos que no, sin embargo no las desaparece, pero si las llena de polvo la creencia errada de que no existen, debemos desempolvarlas y explotarlas al máximo, fomentarlas nos hace crecer cada día más, nuestra energía es un trampolín que nos envía a donde lo deseemos, depende de nosotros el rumbo a tomar, y si depende de nosotros, ¿Por qué no ser ambiciosos? ¿Por qué no querer y lograr todo aquello que nos dijeron que no lograríamos?…

       “Mi energía y tu energía, un trampolín que nos lleva al destino que deseemos.”

NO ME PAGAN POR SONREIRTE Y VERTE BONITO

En esta ocasión quise hablar un poco acerca de todas las situaciones relacionadas con frases como “Esa chama si eres cara de XxXx” o “¿Por qué no te ríes?” “Esa chama si es cara de Poker”… Son frases a las que me encuentro sujeta habitualmente y sé que muchos al igual que yo se encuentran inmersos a tener que sobrellevar este tipo de comentarios, que son realmente vagas inferencias, cabe destacar.

     En primera instancia, la supuesta “Cara de Poker” la tengo, si, la tengo en momentos específicos, como por ejemplo cuando estoy en un sitio desconocido, permanencias incómodas, no me hace más, ni menos, simplemente vivimos la adaptación en un determinado lugar de una manera diferente, no tengo ningún problema con los que se adaptan en primer momento, esto no desliga mi flexibilidad de adaptación a los medios donde me desenvuelvo, solo que no en todos es al mismo ritmo.

     Por otra parte suelo ser una persona que puede pasar todo el día riendo y bromeando, y no me rio por aquello que no me parezca gracioso y a la mayoría si, lo que no considero gracioso a mi criterio no lo comparto y ahí cerramos sesión, la cuestión de la presión social en este momento en específico conmigo no se cumple, siendo esto motivo de incomodidad en algunas personas y esto no es una inferencia, es una realidad.

     Es importante resaltar algo que nombre al principio, “Vagas inferencias”, ¿Por qué?, porque son prejuicios, son conclusiones sin pruebas con un peso de validez confiable, me encanta compartir con los demás, me encanta hablar, amo los abrazos y el contacto con las personas que me rodean constantemente, en primer momento no cedo como muchos quisieran, no soy odiosa, soy sarcástica, lo que lleva un poco de odiosidad implícita, lo que nos lleva a que si soy un poco odiosa (En algunos momentos), es parte de mí.

     ¿POR QUÉ TODO ESTE ROLLO?

Porque muchas veces depositamos el 98% de nuestra energía en construir prejuicios acerca de las demás persona, en realizar inferencias arbitrarias de todo lo que una persona puede o no puede ser, lo que una persona pudo hacer o no pudo hacer y depositamos solo un 2% en conocerla y buscar elementos que nos permitan crecer y dar apertura a la aceptación de la esencia de ella, que es lo realmente valioso de la misma. Ese 2% nos hace ciegos de infinidades de elementos que resultan fundamentales en el proceso de conocernos, date un chance y conoce, las inferencias y los prejuicios vamos a desecharlos que al fin y al cabo nos desgastan sin recompensa beneficiosa para nosotros y para los demás.

Conocer al otro lleva una riqueza implícita a la que muchas veces nos cerramos, buscarla y encontrarla nos permitirá enriquecer nuestro ser y al mismo tiempo enriquecer al otro.

La cima

     Tuve que caminar y caminar mucho, pensar demasiado y decirme infinidad de cosas para llegar a la cima. La cima es la conclusión más hermosa y más liberadora a la que pude llegar después de tanto. La cima también es el lugar más cómodo que jamás pensé conocer, después de haber vivido tantas cosas. La cima es adonde llegue en un momento de desesperación, de desasosiego, de dudas y de tristeza.

      Al llegar aquí me sentía tonta y por momentos incapaz, porque yo aseguraba que había más que esto, y que simplemente no podía caminar más, con el pasar del tiempo comprendí muchas cosas que me permitieron y me siguen permitiendo hoy día caminar con la frente en alto y con la capacidad infinita de no dar paso prolongado a las adversidades que puedan llegar a decir presente en mi vida.

    Lo que aún se hace confuso, es la especificidad de la cima, su aspecto, su clima, su población, su aroma, su vista, siempre es lo que queda en el aire, o por lo menos así era para mí, siempre había querido estar aquí, soñé con estarlo, lo visualice, pero al ir creciendo lo fui desechando, comencé a verla muy lejos de mi alcance, hasta hace poco, que me di cuenta que estaba realmente a NADA.

     La cima no tiene, ni tendrá el mismo aspecto, ni aroma, ni vista, ni ninguna de esas cosas para todos, es diversa, tan diversa que para cada uno de nosotros es diferente, es única. La cima es ese lugar donde pisamos fuerte y decimos “Debo ser agradecido por cada día de vida que Dios me brinda”, el mismo lugar donde nos damos cuenta que necesitamos amar a quien nos rodea, y no está nada lejos del lugar donde caemos en cuenta que somos libres y que así como nosotros lo somos el otro también lo es, que ninguna decisión, ni algún nombre aparentemente poderoso nos hace más que los demás, que lo único que nos hace grandes y maravillosos es entregar lo mejor de nosotros a quien nos rodea.

La cima no tiene, ni tendrá el mismo aspecto, ni aroma, ni vista, ni ninguna de esas cosas para todos, es diversa, tan diversa que para cada uno de nosotros es diferente, es única.

     En la cima descubrimos que somos dueños de hacer nuestros sueños realidad, que podemos llegar a lugares a los que nunca nadie ha intentado ir y que no es necesario pisar al otro para hacerlo. También vemos pasar a mucha gente que no hizo lo que en un momento quisimos y llegamos a decir algunas cosas no muy asertivas, pero ahora es distinto porque les decimos “Lo siento” y ahí es cuando más liviano te sientes.

     Aquí suspiras y dices “vale la pena el amor”, pero ¿Qué amor? ¿El que quiero? ¿Cómo yo lo quiero? ¿Con quién quiero?, puede y no puede ser, asumes con responsabilidad y mucha paciencia el compromiso que conlleva amar, miras al otro y comprendes que no porque no haga lo que tu esperas o no te amé como lo quieres es malo, o bueno, es simplemente diferente, vives plenamente el placer de amar en libertad…

     Por aquí también se dibuja mucho, se tocan infinidades de instrumentos y se hace mucho deporte, es un sitio para explotar a niveles extraordinarios cada talento, ojo, no haces de todo, explotas tus talentos, y los demás los de ellos, sin embargo, tan linda es la cima que te deja pasar un rato para ver que tal lo hacen los demás y así aprender y ayudar, la cima es realmente infinita, no es lejana, ni exclusiva, pero es exigente y eso que solo exige una cosa, querer ir hasta ella.

     Hoy, yo, te digo, quiérelo pero no esperes tanto, no esperes la limusina, ni el helicóptero privado, mucho menos tanto dinero, al final no te servirá de mucho si no sabes quién eres, quien es el que está a tu lado y el sentido de todas tus acciones, no pierdas tanto tiempo, yo perdí un poco, bueno, realmente mucho tiempo y hoy día te digo que el mejor lugar para depositar mi tiempo es la cima, brinda todo lo que necesito, no me brinda mis caprichos, me brinda lo que quiero y necesito.

Posdata: Quiero que en la cima nos encontremos.

¿Soy vegetariana?

 

Sí, soy vegetariana, específicamente ovo-lacto vegetariana.

Tome la decisión de escribir este artículo porque constantemente siempre hay alguien que me dice ¿Por qué decidiste dejar de comer carne? Y bueno, a veces puede llegar a hacerse un poco irritante o simplemente en ese momento no quiero echar el cuento, es una salida, lo mando a visitar el blog, gana él/ella y gano yo.

Desde muy pequeña la carne no era mi primera elección, pero bueno todos conocemos a ese miembro de nuestra familia llamado “Mamá” que te dice que debes y que no debes comer para estar fuerte y saludable, en mi caso mi mama es graduada en Ciencias de la Salud y es bastante insistente el tema, era un poco complicado dejar de consumirla a temprana edad, ehm, por Dios tenía como 10 años, en mi familia no creían que una niña dijera ese tipo de cosas en serio, todo estamos claros.

Con el pasar del tiempo mi decisión iba siendo cada vez más en serio, comencé a dejar la carne al momento del almuerzo, mi mama y mi papa llegaron a creer que no me la comía por ese factor llamado “Flojera” y no, era en serio, simplemente no, no quería comer carne.

Por otra parte, la niña de 10 creció, cumplió 15 y dijo con un poco mas de firmeza “No comeré carne”, ¡BOM! ¿Quién me creería eso? O sea, estaba en plena adolescencia, mi mama creía que era un capricho y cedió, me dijo “Cuando se te pase me avisas”, desde ese momento han pasado ya 6 años y aun no le he avisado nada. Si la conocen y la ven por ahí, pregúntenle  y compruébenlo, ella aun espera que le avise.

Ahora sí, vamos con la respuesta a la pregunta de muchos… ¿Por qué?

¿Por moda? No.

¿Por capricho? No, cuando el objetivo del capricho es llevado a cabo se desecha, es capricho al fin.

¿Por mi familia? No, ningún miembro de mi familia lo es.

¿Por mis amigos? No, tengo una sola amiga vegeteriana y lleva aproximadamente año y medio siéndolo.

Ok, ya estoy diciendo muchas cosas, pero es cuestión de aclarar las primeras razones que siempre me plantean las personas.

Realmente son dos razones claras y bastante explicitas.

MORAL: No estoy de acuerdo con la matanza de animales.

     Aquí viene… “Es normal” “Es lo que tiene que ser, los humanos comemos animales” “El animal no piensa” “Igual otro animal se lo comerá”

Son cosas que ya se y tengo bastante claras y con claridad reitero mi desacuerdo con dicha acción.

HIGIENISMO: Nuestro organismo no está diseñado para digerir alimentos de origen animal, se le obliga hacerlo, adherido a esto no está hecho para soportar las toxinas y grasas que contiene la carne.

“Necesitas el hierro que te da solo la carne roja” “Necesitas las proteínas del pollo” “¿Y el calcio?”

Ciertamente necesito hierro, pero no tiene que ser exclusivamente el que aporta la carne roja, hay alimentos como los quinchonchos, la soya y la linaza portadores de hierro a mi organismo, son considerados “Sustitutos totales de las proteínas de origen animal” (Efraín Hoffman). Además, consumo calcio, constantemente en los vegetales verdes, semillas, entre otros.

“VIVIR Y DEJAR VIVIR” (LDV)

Tengo 6 años siendo vegetariana, lo que trae consigo, rechazo, juicios arbitrarios, críticas, aprobaciones, entre otros factores que he aprendido a sobrellevar con el tiempo, es cuestión de respetar las decisiones particulares de cada individuo, los motivos que me llevaron a tomar esta decisión no traen críticas a las personas que consumen carne ni mucho menos, es mi percepción y apreciación. Al contrario, es una apertura, para el que lo rechaza, asi conoce que desaprueba y fundamenta su porqué, por otro lado para los que quieren iniciarse en esto, hay posibilidades, está comprobado a nivel científico que las hay.

Por último, gracias por tomarte un tiempo para leer esto. Besitos.

 

“A veces el otro no te entiende. Lo explicaste mil veces, pero no lo ve. No es tonto. No es malo. No es indiferente. Es otro.” (Anónimo)

 

Tu vida, un Grand Slam.

El tenis será hoy nuestro punto de partida, algunos lo conocerán otros quizás no, para los que no lo conocen según la Real Academia Española el tenis es un…

Juego entre dos personas o dos parejas, en que los jugadores, a ambos lados de la red, se lanzan con raquetas una pelota con el propósito de   que la otra parte no acierte a devolverla.”

       Por otra parte, para mí, el tenis resulta ser no solo un deporte sino un espacio de bienestar, locura, técnica, fuerza y mucha pero mucha intensidad, pasar la pelota sobre la red lleva consigo mucho entrenamiento y dedicación de por medio, el tenis es simple y sencillamente mi punto de encuentro favorito.

     Sumado a lo expuesto, hay alguien que dio a conocer su experiencia en el tenis y todo lo que esta le ha brindado, dando a conocer así que para jugar tenis no solo se necesita una raqueta, un club y tiempo, hay algo más.  Él es Franco Mendoza, tenista, estudiante de Psicología y un gran amigo.

     Franco juega tenis desde los 10 años, actualmente tiene 21 y manifiesta jugar con la misma pasión e ímpetu que ha tenido desde sus inicios en el deporte. Cabe destacar que dentro de las cosas que dice haber recibido del tenis se encuentran cualidades como, responsabilidad, puntualidad, entrega, dedicación, compañerismo, entre otras, cualidades que brindan bienestar  e incrementan nuestra autoestima como seres humanos.

     Aunado a esto se le cuestionó acerca de su sentir dentro de la cancha…

“Muchas cosas, pero la más resaltante es felicidad, satisfacción, logro despejarme de mis problemas, ansiedad y preocupaciones por unas horas, me siento como un niño en un parque de diversiones, con mucha adrenalina y excitación, la cual quiero disfrutar cada segundo que pasa.” (F.M)

     Podemos concluir a través de esta respuesta que no es un deporte tan simple como lo manifiesta el diccionario, va más allá. A pesar de que estar en cancha le brinda mucho bienestar, dice que fuera de ella todo es diferente y siente ansiedad por volver, esto descontrola de alguna u otra manera en algunas ocasiones su día a día, quisiera dedicar tiempo completo a esto, sin embargo manifiesta estar consciente de la responsabilidad que requieren otros ámbitos de su vida.

     A parte de sentir que el tenis le ha brindado todo lo antes nombrado, también comparte que este le ha regalado grandes amistades, principalmente la de su entrenador, el cual considera un herman
o, entre otros compañeros que actualmente entrenan con él.

     Franco se mantuvo tres años sin jugar tenis en teniendo como preferencia otra actividad física, sin embargo, fue un proceso de discernimiento un poco prolongado, que trajo consigo volver a las canchas que tanto le habían dado.

    “Siento un profundo amor por el tenis, lo que en ocasiones la mayoría del tiempo estoy sonriendo dentro de la cancha.” (F.M)

     Ser dedicados y apasionados con respecto a algo en específico arrastra infinidades de aspectos…

“Me di cuenta también que era una persona muy competitiva a la cual le gusta destacarse en los deportes.” (F.M)

     Particularmente en el deporte la competitividad resulta necesaria, te lleva a un mayor esfuerzo en cada entrenamiento, lo que fomenta tu mejora en la superficie en la que te desenvuelves, es importante tomar en cuenta que esta competitividad no debe traer en su paquete daño a los que te rodean y tienen ideales similares a los tuyos.

         Por ultimo…

Para los que juegan tenis o poseen una curiosidad por hacerlo, deja de ponerlo de último en tu lista, y ahora es el momento.

¿Cómo vas a saber que es la vida, si nunca jugaste al tenis?

Y para los demás… quizás dirán…

¿Quieres que sea como Franco?

No, indudablemente no quiero que seas como el, el compartir esta experiencia contigo radica en algo más allá, está centrada en que si dudas en que hacer lo que te apasiona te brinda cosas maravillosas y te regala herramientas para el desarrollo beneficioso y el fortalecimiento de lazos con los que te rodean te cuestiones un poquito más.

¿Qué esperas?

La invitación es como lo dice el nombre de este artículo “Tu vida, un Grand Slam” que cada momento y cada vivencia sea extraordinaria, mas allá de cualquier expectativa…

 

Comenta, y comparte conmigo que tal este artículo…

 

 

 

WordPress.com.

Subir ↑